↑ Volver a Europa

Hungria

Hungría se distingue por su originalidad, fruto de su identidad nacional y de la herencia histórica del Imperio Austrohúngaro. Debemos destacar, por ejemplo, que en Hungría se inventó el Tokaji, un vino que no tiene parangón en el mundo.

Durante la dominación romana, Hungría ya elaboraba vino y ha sabido conservar una buena tradición vitícola desde aquella época. Los vinos de Tokay empezaron a comercializarse en Europa en el siglo XII y extendieron su fama bajo el dominio austriaco. En 1945, la llegada del régimen comunista impuso la colectivización de las plantaciones y una planificación que no tomaba en cuenta las particularidades. Tras la caída del régimen comunista, las tierras fueron devueltas a sus dueños, lo cual ha permitido el relance de la viticultura húngara.

Hungría es, básicamente, un productor de vino blanco (70% de la producción nacional). Los vinos tintos proceden en su mayoría del sur y presentan un carácter mas bien ligero. Los vinos blancos, por el contrario, son especiados y algo dulces cuando se ajustan al gusto local. Hungría hace uso de las variedades nobles, blancas y tintas, como la pinot noir, la merlot, entre otras. Sin embargo, lucha para conservar sus cepas tradicionales como la furmint o la harsvelelü.

TOKAY

En la época de Luis XIV, el Tokay o “Tokaji” era el vino más consumido en Europa, muy apreciado por sus propiedades medicinales, por su aroma rico y su carácter refrescante. Hoy en día sigue siendo un vino notable por la originalidad de la elaboración. Su potencial de envejecimiento es sorprendente: al igual que ciertos rieslings de la región del Mosela (Alemania), las buenas añadas pueden envejecer más de cien años.

Los viñedos de la cepas furmint y harsvelelü, utilizadas para la elaboración del tokay, están plantados en Hungría y en el este de Eslovaquia, no lejos de la frontera rusa, sobre un suelo de naturaleza volcánica. Dominan el valle de Bodrog, cuyas brumas otoñales provocan la podredumbre noble o Botrytis cinerea.

La Elaboración del Tokay

En general, la vendimia transcurre a principios de noviembre, a fin de cosechar las uvas afectadas de podredumbre noble, endulzadas y concentradas por la acción de la Botrytis. Las bayas se depositan en un “putton” (en plural, “puttonyos”), un cesto que puede contener cerca de 25 Kg de fruta.

La característica principal en el proceso de elaboración del Tokay es que la uva no se vinifica inmediatamente. Las uvas son prensadas de forma artesanal hasta obtener una pasta. A 136 litros de vino nuevo, blanco seco, se le agrega entre 3 y 6 cestas “puttonyos” de uva prensada. Esta mezcla de vino y de uva botrytizada se deja en maceración, lo que produce una fermentación alcohólica. Una parte del azúcar de la uva se transforma en alcohol, aumentando la tasa de alcohol hasta el 14 %, mientras que la mezcla gana en concentración aromática. A mayor cantidad de “puttonyos”, mayor será la concentración de azúcar.

Se mide la riqueza del vino por el número de “puttonyos” vertidos en la barrica de vinificación. En los mejores años, se llega a añadir más de seis puttonyos para elaborar un tokay de excepción que se llama “aszú esencia”.

Tras una segunda fermentación, que puede durar varios meses, el vino se deja envejecer en barricas pequeñas, en túneles subterráneos y húmedos. Se favorece cierta exposición al aire, lo que confiere a los vinos de Tokay su riqueza y su incomparable buqué.

Regiones vinicolas 

Región vinícola de Csongrád

Superficie: 2500 ha
Centros importantes de la producción del vino: Csongrád, Kistelek, Pusztamérges i Mórahalom.

La tradición vinícola de esta región surgió hace varios siglos. Ya en el periodo anterior a la invasión de Turcos (o sea, en el siglo XIV y XV), los productos de esta zona se hendían en el territorio del todo el reino húngaro. Fue por entonces, cuando aparecieron las especies de vid que se cultivan hasta el presente. Las más importantes son: Kövidinka, Kadarka, Ezerjó, Red szlanka, etc.

El clima de esta zona se caracteriza por una gran suavidad, que no aparece en otro territorio de la Gran Llanura Húngara. Es un clima cálido, con un gran número de días solares y con las precipitaciones anuales bastante bajas. Los inviernos son fríos, pero con poca nieve. El relieve del terreno es prácticamente plano, pero en algunos lugares aparecen lomas y montañas bajitas. Predominan suelos de buena calidad, humus de gran nivel de basicidad, aunque en la parte baja del río Tisza el contenido del calcio disminuye y crece la acidez d suelos.

En esta zona se cultiva las especies tradicionales de vid, de los cuales se obtiene vinos suaves, ligeros y frescos. Se crece tanto vid blanco (Chardonnay, Rhenish Riesling, Italian Riesling, Green Valtelini) como el rojo (Kadarka, Cabernet franc y sauvignon, Bluefrankish). Las cosechas suelen ser muy abundantes y siempre garantizan alta calidad de los alcoholes producidos.

Esta región de vinos es la zona más calurosa y más rica en luz solar del país. Fundamentalmente son sus vinos tintos y rosados los que han cobrado fama. Los vinos blancos que aquí se producen tienen un contenido moderado de ácidos y son muy ricos en aromas y buqué. Los vinos tintos se caracterizan por su agradable aguja y excelente buqué.

Variedades de vid: Kadarka, Kékfrancos, Zweygelt, Olaszrizling

Región vinícola de Balatónfüred Csopak

Superficie: 1736 ha
Centros importantes de la producción del vino: Balatonfüred, Csopak, Felsoörs, Szentantalfa i Balatonszolos.

Esta región se encuentra en la parte noreste del lago Balaton, en las pendientes de las lomas que se extienden entre los sistemas montañosos desde Alsóörs hasta Zánka. Los primeros cultivos de vid aparecieron en estos terrenos ya en la época de los celtas, luego las viñas pertenecían a los Romanos, a los Avares y, al final, los Magyares. Desde 1999 la región está dividida en dos zonas separadas: Balatonfüred-Csopak y Zánka.

El clima en este territorio es bastante suave y estabilizado. El invierno cálido antecede a primavera temprana, y después de un verano caliente empieza un otoño largo y seco. En este territorio aparecen todos los tipos de suelos, incluso los suelos calcáreos de pérmico y triásico y los tufos volcánicos con loesses.

Las especies de vid más frecuentemente cultivadas en esta zona son Italian Riesling, Chardonnay, Muscat ottonel, Rhenish Riesling, Rizlingszilváni, Szürkebarát, Juhfark, Sauvignon, Tramini y Zenit. Por otra parte, el territorio naturalmente limitado de la península Tihany se aprovecha para cultivar las especies de vid roja como Cabernet franc i sauvignon, Bluefrankish, Merlot y Zweigelt. Los vinos que se obtiene en esta zona son más ligeros que otro alcohol producido en las cercanías del lago Balaton, se caracterizan por un aroma agradable y sabor especifico, que surge gracias a los suelos atípicos en los que maduran los granos.

Las excelentes condiciones para la vinicultura en la orilla norte del Balatón eran conocidas desde la época romana. La variedad más famosa de esta zona es el Olaszrizling, mientras que en la península de Tijhany es conocida por sus vinos tintos. Los vinos de esta zona son aromáticos, un poco ácidos y corpulentos. En los blancos se siente percibimos buqués que nos recuerdan las resedas y las almendras amargas.

Variedades de vid: Tramini, Olaszrizling, Chadornay, Cabernet Sauvignon,Merlot, Rizlingszilváni

Región vinícola de Kunság

Superficie: 25.590 ha
Centros importantes de la producción del vino: Bácskai, Cegléd-Monor-Jászsági, Dunamenti, Izsáki, Kecskemét-Kiskunfélegyházi, Kiskunhalasi-Kiskunmajsai i Tisza

La región Kunság es la zona vinícola más grande en Hungría. La historia de la producción de vinos locales comienza en la Edad Media, pero, desafortunadamente, el área de cultivos disminuyó alarmantemente después de la invasión turca y una grave epidemia de filoxera. Los habitantes de la zona intentaron recuperar las zonas de cultivo perdidos en la década de los 60 del siglo XX, pero poca consecuencia y falta de la organización de este proceso causaron la apariencia de varias especies de vid totalmente inadecuadas para el clima y condiciones naturales de la región. Muchas de ellas se siguen cultivando hasta el presente.

El clima de la región se describe como templado y favorable para los viñeros, pero cada año aparecen grandes daños causados por heladas de primavera. En algunas viñas se construyeron sistemas de riego, lo que mejora el balance de aguas e influye a las cosechas. Los mejores suelos se encuentran en las laderas de las lomas, y en los territorios planos aparecen suelos de calidad baja. En su mayoría son suelos básicos, pero carecen de minerales y elementos nutritivos.

En 75% de la región se cultiva vid blanca. Las especies más importantes son Kövidinka, Kadarka, Izsáki (hungaras), Kunleány, Bianca, Csillám (resistentes al frío), Rhenish Riesling, Cserszegi spicy, Chardonnay (famosos en todos los países del mundo). Los experimentos probaron últimamente, que vid roja también puede crecer en este tipo de condiciones climáticas y las especies más populares son Kövidinka y Kadarka.

Los vinos de la región son bastante ligeros y suaves. De algunas especies se recibe el vino espumante de muy buena calidad, muy ricos y aromáticos son también los alcoholes producidos de Cabernet sauvignon i franc, Bluefrankish, Zweigelt.

Es al región de vinos de mayor extensión de Hungría. Después de la devastación efectuada por la filoxera en los viñedos del país, creció el valor de todos los territorios inmunes. Los vinos de esta región son muy ricos en aromas y buqué, ligeros, refrescantes y con cierta suavided en la mayoría de los casos.

Variedades de vid: Kékfrancos, Olaszrizling, Ezerjo, Izsaki, Cserzegi, Füszeres

Región vinícola de Hajós Baja

Superficie: 1710 ha

Antes del año 1990 este territorio formaba parte de la región titulada Gran Llanura Húngara. Fue distinguida y separada como una zona autónoma en 1990 y se nombró como “Hajós-Vaskut”. El nombre presente procede del año 1998. La tradición vinícola de esta región procede ya del periodo de la invasión turca. Sin embargo durante la ocupación enemiga, la producción del vino resultó poco rentable y fueron los colonizadores germanos quien resustituyó los viñedos locales. Otro momento importante de la historia es la década de los 60 del siglo XX, cuando la mayoría del vid fue atacado por filoxera. Gracias a la reacción de las autoridades una gran parte de viñas logró conservarse y se continuó el proceso de la producción del vino.

Semejante a otras partes meridionales de Gran Llanura Húngara, en esta región el clima suele ser cálido y se caracteriza por un gran número de días solares. Las precipitaciones anuales parecen suficientes, pero a menudo aparecen localmente, lo que influye a localidad de las cosechas. Un gran peligro para la vid forman los fríos, que comienzan en otoño y acaban con la llegada de primavera. Los suelos de la zona suelen ser de buena calidad, predominan los loesses y los humus…

Unos 40% de cultivos son especies rojas de vid. De las especies típicas húngaras se cultivan Kövidinke, Kadarke, Ezerjó, e Izsáki, y de las más internacionales: Chadonnay, Sauvignon, Cabernet franc i sauvignon, Merlot. Hay también vid blanca – predominan las especies Tramini, Muscat ottonel, Cserszegi spicy y las resistentes al frío Rhenish Riesling, Kunleány, más las especies extranjeras que ya parecen bien establecidas en el país magyar Italian Riesling, Lindenleafed. Domina la producción de vinos de mesa, pero de lagunas cosechas se puede producir vinos tintos de buena calidad.

En las características aldeas bodegas, de estilo barroco rústico, con calles donde las bodegas se suceden en cortejo, añejan el vino en las bodegas excavadas en el mismo Loes. Los vinos blancos de esta región son ricos en aromas y buqué; los vinos tintos son capaces de competir con los vinos montañosos de alto rango.

Variedades de vid: Cabernet Franc, Kékfrancos, Cabernet Sauvignon, Kadarka

Región vinícola de Egytek Buda

El termino Etyek-Buda como el nombre de una región autónoma aparece en las crónicas ya en el siglo XIV, pero son los documentos del siglo XVIII que lo mencionan como una zona vinícola y de producción de vino. En presente este terreno está dividido en dos centros separados: Etyek y Buda (este último fue apartado en el año 1998). El clima de la región se caracteriza por inviernos cálidos y veranos fríos, y los suelos locales son de calidad media.

Más de 28 especies de vid puede estar cultivados en Etyek Buda. Los más importantes son: Chardonnay, Királyleányka, Italian Riesling, Rizlingszilváni, Muscat ottonl, Sauvignon, Szürkebarát, Zenit, Green Veltelini, Muscat lunel, Cserszegi spicy, Zala pearls, Juhfark, Tramini, Karát, Viktória Pearls, Zengo y Zefir (blancos) y Cabernet franc y sauvignon, Bluefrankish, Merlot, Kékportó, Feketebarát, Zweigelt y Turán (rojos). Por causa de la gran acidez del alcohol producido, los vinos de esta región forman una base perfecta para la producción del champán.

Las pocas precipitaciones, las amplias y soleadas planicies, además de los suelos de loes y adobe en las capas profundas, son excelentes para la vinicultura. A finales del XIX, el vino blanco, elemento principal de los espumosos de la familia Töley, se elaboraba en la región de Etyek

Variedades de vid: Chadornay , Olaszrizling, Sauvignon Blank, Királyleányka

Región vinícola de Villány Siklós

Superficie: 1601 ha
Centros importantes de la producción del vino: Villánykövesd, Siklós, Kisharsány i Nagyharsány.

Esta región vinícola, que se encuentra más al sur de Hungría, parece a la vez la más interesante. Los alcoholes producidos en esta zona se caracterizan por la mejor calidad y estaban famosos ya en la época medieval. La región está dividida en dos territorios más pequeños: Villány y Siklós. La vid se cultiva en este lugar desde hace la época romana, pero el ataque y la ocupación turcos también influyeron fuertemente la estructura de los cultivos. Fue entonces cuando en estos terrenos se establecieron los Serbios que llevaron Kadarka, y poco después llegó la gente de origen alemán con la especie Kékportó. Después de la gran epidemia de filoxera también Italian Riesling forma una gran parte de los cultivos.

El clima de la región parece mucho al clima mediterráneo. Predominan los suelos pardos, de loess y sus variables, con un gran contenido de calcio y de poca acidez.

Pronto después de la divulgación de los tres tipos de vid mencionados arriba la más importante se hizo otra, Kékfrankos, de la cual se produce un vino muy conocido llamado Villany Burgundy. En las últimas décadas la calidad del vino se mejoró mucho con la introducción de las especies Cabernet franc y Cabernet sauvignion, que hicieron el alcohol comparable con los productos de la región mediterránea. Los vinos blancos más importantes de aquí son Italian Riesling y Hárselvelu.

El desarrollo rápido de esta región comienzo aún antes de los cambios políticos de la década de los 90. Los productores locales del vino y los propietarios de las viñas decidieron introducir los últimos métodos de la cultivación de vid y a la vez iniciaron una acción de promover la región entre los catadores del vino. Mejoraron significativamente tanto la calidad del alcohol manufacturado, como la infraestructura de producción, y al mismo tiempo trataron de adquirir el interés de los futuros clientes. No había que esperar los efectos de sus acciones. Hoy en día los vinos de la región alcanzan los precios más altos de los vinos húngaros y se consideran de la mejor calidad. Los nombres de los vinicultores dan nombres a todas las familias de vinos, lo que facilita al cliente encontrar su alcohol preferido entre muchos otros. La región se hace cada vez más conocida entre los extranjeros gracias a la oferta turística muy interesante, compuesta de varios programas culturales, festivales y fiestas de vino.

En los alrededores de Villany se elaboran famosos vinos tintos, con influencia mediterránea, color rubí oscuro, complejos y corpulentos, después de la maduración en barricas de madera. Los blancos de los alrededores de Siklós son fogosos, mientras que los elaborados con uvas atacadas de putrefacción noble son, a menudo, de singular calidad, con un valioso contenido natural de glucosa.

Variedades de vid: Olaszrizling, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Kékoportó, Hárslevelü.

Región vinícola de Szekszárd

Superficie: 1925 ha
Centros importantes de la producción del vino: Szekszárd, Ocsény, Bátapáti i Sióagárd.

La tradición de producir vino en la región Szekszárd procede de la época de Celtas. De este período procede también otro nombre de la zona – Alisca. El clima local parece al mediterráneo. Además, en las valles profundas rodeadas por montes altos, aparecen varios microclimas específicos, que favorecen a los cultivos de vid roja. En estos terrenos predominan suelos de loess.

Anteriormente en la región se cultivaba solamente la especie Kadarka, pero después de la epidemia de filoxera, que acabó en 1960, los cultivos fueron diversificados. Se introdujeron nuevas especies rojas, que se pueden cultivar sin problemas en pendientes más altas, como Bluefrankish, Kékportó, Cabernet franc, Cabernet sauvignon y Merlot.

Los vinos de Szekszárd se caracterizan por un sabor ligero y armónico (vinos blancos) y una calidad muy muy alta (vinos tintos). Además los vinos tintos poseen un color fuertemente rubí, un olor fresco y bien reconocible también para las personas que no conocen bien todos los géneros de este alcohol. Es Szekszárd la única región en el país, junto con Eger, que puede nombrar sus vinos “Sangre de Toro”. Para producirlo se utilizan tres especies de vid: Kadarka, Bluefrankish y Kékportó.

En esta región de vino mediterránea rica en rayos solares se producen excelentes vinos tintos, los de Szerkszard son de color rojo muy vivo, fogosos, aterciopelados. Es de sobresaliente rango el Szerkszardy Bikave.

Variedades de vid: Cabernet Sauvignon, Kékfrankos, Mernot

Región vinícola de Mecsekalja

Superficie: 500 ha
Centros importantes de la producción del vino: Pécs, Pécsvárad, Mecseknádasd, Kovágószolos i Cserkút.

La tradición de la producción del vino en la región Mecskekalja procede todavía de la época romana. En presente los vinos de esta zona son muy famosos gracias a los géneros Cirfandli, Furmint e Italian Riesling. Aunque es una de las regiones vinícolas más pequeñas en Hungría, está dividida en tres zonas separadas: Pécs, Versend i Szigetvar. En las primeras dos provincias domina el clima suave con temperaturas medias templadas, mientras la tercera se encuentra bajo la influencia del atlántico.

La calidad y tipos de suelos de estos terrenos difieren mucho. Pero hay que menciona, que, a parte de la región de Tokaj, es el único lugar en Hungría, donde las viñas están situadas en las pendientes de montes hasta la altitud de 400m sobre el nivel del mar. La explicación de este fenómeno es muy fácil: los mejores suelos aparecen en las partes más altas de los declives.

Los vinos locales mas importantes son: Italian Riesling, Chardonnay, Riezlingszilváni, Green veltelini, Királyleányka, Sauvignon blanc, Rhenish Riesling, Tramini y Hárslevelu. Además las especies típicas locales son Furmint y Cirfandli. Los alcoholes tienen sabor muy blando y suave, pero aroma muy fuerte y fresco. Son de muy alta calidad y no necesitan un periodo largo para madurar. En Pécs hay tradición de producir el vino espumante.

En las soleadas pendientes de clima con influencia mediterránea se producen excelentes uvas para vinos blancos y tintos. Antes preponderaba la uva kadarka, hoy en día la región se caracteriza por sus vinos blancos fogosos y aderezados que si bien son un poco más suaves, pero muy ricos en aroma y buqué como el resto de los vinos que hemos visto.

Variedades de vid:Olaszrizling, Chardonnay, Cifandli.

Región vinícola de Aszár Neszmél

Superficie: 1432 ha.Centros importantes de la producción del vino: Aszár, Bársonyos, Császár, Dunaalmás, Neszmély, Dunaszentmiklós i Tata.

Los primeros viñedos aparecieron en esta región en la época romana. Durante la Edad Media se instalaron nuevos cultivos de vid en pueblos cercanos de Neszmély y Dunaalmás, visitados ni siquiera por los reyes húngaros. El gran cuidado respecto al proceso de producción mantiene la buena reputación con que disfrutan los alcoholes de esta zona. En presente las viñas se encuentran en dos subregiones autónomas: Ászár y Neszmély.

Todo este territorio se caracteriza por clima suave, con inviernos templados y veranos bastante fríos. Las precipitaciones anuales favorecen a las viniculturas, aunque de vez en cuando, temporalmente, pueden ocurrir insuficiencias de agua. En la zona aparecen suelos de loess, pero predominan los suelos de bosques.

Las especies de vid más características para esta región son, sobre todo: Ezerjó (cultivada sólo en la subregión Ászár), Mézes fehér, Budai zöld y varios tipos de Dinka. En presente hay también viñedos, donde crecen las especies Chardonnay, Sauvignon, Szürkebarát, así como Italian Riesling, Leányka, Tramini, Cserszegi spicy, Királyleányka y Rizlingszilvani. En la subzona Neszmély cada año crecen las áreas de cultivos de uvas rojas Cabernet sauvignon.

Constituyen esta región de vinos las abrigadas laderas meridionales de las montañas de viñedos que se extienden entre el Danubio y el macizo montañoso central del Transdanubio. Aquí se crearon en la segunda mitad del XIX las famosas viñas y bodegas modelos Aszari del señorío de Csákvár. Los vinos de esta región son vigorosos, de agradable acidez, ricos en aromas y buqué.

Variedades de vid: Tramini, Chadornay, Irsai, Olaszrizling

Región vinícola de Badacsony

Superficie: 1647 ha.La tradición de cultivar la viña en la región de Badacsony cumple ya unos miles de años. El clima de esta zona es suave y estabilizado, aquí no existe el riesgo de que los racimos de uvas queden destruidos por el frío de primavera u otoño. Las aguas extensas del cercano lago Balaton suavizan las temperaturas de invierno y de verano, por eso los inviernos suelen ser templados y agradables, y en verano no ocurre calor insoportable.

Si tomamos en consideración el tipo del suelo, este terreno parece perfecto para viñedos. Predominan los suelos oscuros, en algunos lugares mezclados con arcilla, que surgieron en las rocas volcánicas (sobre todo el basalto). Estos suelos son muy fértiles y ricos en elementos minerales, como el potasio, el magnesio, etc.

La región se especializa en la producción del vino blanco de las 16 especies de viña, de las cuales sólo tres (Kéknyelu, Italian Riesling y Szürkebarát) se consideran familias típicamente húngaras. Hay incluso una especie totalmente nueva llamada Zenit. Se admite el cultivo de vid roja (como Cabernet sauvignon, Feketebarát i Bluefrankish) pero estos cultivos no alcanzan ni siquiera un 1% de los cultivos en total. La especie más popular es Italian Riesling, de la cual se obtiene un alcohol de un aroma muy harmónico, con un sabor ligero de almendras. Otras especies populares son Szürkebarát (vinos dulces y semidulces de un sabor y aroma muy rico y fuerte) y Kéknyelu, de la cual se produce un vino tinto de un aroma suavemente ácido.

Las pendientes meridionales de las vertientes del viñedo llegan hasta las aguas de Balatón. Los vinos de Badacsony son fogosos, corpulentos, aromáticos, de delicada acidez e intenso buqué. En los vinos de alto rango de las buenas cosechas se siente con frecuencia un contenido natural de glucosa.

Variedades de vid: Szürkebarat, Kékneyelü, Olaszrizling

Región vinícola de Balatonboglár

 Superficie: 2899 ha.

Así como en otras partes de Panonia, en esta zona también los que se ocupaban ya por los cultivos de vid y producción del vino eran los Celtas y Romanos. Esta región se caracteriza por el clima templado y equilibrado, predominan los suelos compuestos de loess o loess mixto con otras minerales y rocas. Una parte pequeña de viñedas se encuentra en las pendientes de montes donde aparecen suelos de arena.

En la zona se cultivan tanto especies blancas como rojas de vid. Los vinos locales son bastante fuertes, con un sabor y aroma ligeramente ácidos. Todos los alcoholes son de muy buena calidad y los vinos rojos a menudo se comparan con el Borgoño. Los vinos de mejor calidad se obtiene de las especies Bluefrankish, Cabernet Sauvignon y Merlot

En las pendientes meridionales de las suaves colinas de Zala, las tradiciones de viticultura se remontan a un pasado histórico. Los vinos de Zala se caracterizan por ser multifacéticos, con ácidos más vivos que los del promedio, donde las variedades de profunda fragancia ofrecen vinos singulares.

Variedades de vid: Olaszrizling, Rizlingszilváni, Cserszegi Füszeres.

Región vinícola de Balatón Mellék

Superficie: 2611 haBalatón a parte de ser el lago más grande de Europa, tiene para Hungría un significado especial. La orilla norte del lago Balatón tiene todas las ventajas de una buena orientación y protección, y de un clima estable, asegurado por la acción de la gran masa de agua. En estas condiciones es, pues, inevitable la presencia de viñedos. Se dice que, a finales del verano, el aire húmedo y caliente origina hojas monstruo en las vides, lo que a su vez acelera la maduración de las uvas. Sus especiales cualidades no proceden sólo del clima, si no también de la combinación de un suelo arenoso y de unos curiosos restos de volcanes extinguidos, de los que el monte Badacsony es el más famoso, ya que sobresale en medio de un territorio que de otro modo sería llano.

La región está dividida en dos territorios separados importantes: Balatonmellék situado en el meandro del río Zala y parcialmente en la cuenca de Vindornyalaki (que pertenece al sistema montañoso de Keszthely y se extiende a las montes Zalaapáti); y Mura, limitado por el valle del río Mura y las fronteras con Eslovenia y Croacia.

El clima de esta zona parece templado y suave, no aparecen temperaturas extremas. Las precipitaciones anuales favorecen a los cultivos de vid, así como los suelos que surgieron en los sedimentos del antiguo lago que se encontraba en este lugar. Los sedimentos se cubrieron con una capa fina de loess, en la cual en presente aparecen los fértiles suelos pardos de poco contenido de arcilla.

Aproximadamente 50% de cultivos ocupa la especie Italian Riesling, y las menos importantes son Rizlingszilvani, Green veltelini, Chardonnay y Zala Pearl. Hay que mencionar también Cserszegi spicy, Muscat ottonel, Irsai Olivér y Tramini. Los alcoholes producidos en esta zona se caracterizan por una gran riqueza de sabor y un aroma suavemente ácido.

Su vino es muy bueno cuando sólo cuenta un año, seco pero fresco y limpio, y no demasiado fuerte. Las verdaderas especialidades, sin embargo, son las cepas que dan un vino poderoso y con aroma a miel. Incluso con un año a cuestas, recién sacado del barril, el Szürkebarát todavía puede ser tan blando como la leche y punzante y tosco por la fermentación.

Las excelentes características de la cuenca de Káli hacen madurar las uvas de esta zona. Los vinos de la región tienen un contenido en ácidos, fragancias agradables y discretas; corpulentos y elegantes.

Variedades de vid: Olaszrizling, Rizlingszilváni, Chadornay, Zöldveltelini

egión vinícola de Balatónfelvidék

Superficie: 2540 ha.Esta región se encuentra en las lomas que se extienden entre las montañas Keszthely y la parte meridional del sistema montañoso Bakony, también ocupa una parte de la cuenca de Káli. Por causa de las grandes diferencias climáticas y geográficas, esta zona está dividida en tres territorios separados: Kál, Balatonederics-Lesence y Cserszeg.

El clima de las zona vinícolas dirigidas hacia el lago Balaton es templado y el clima de otras viñas, situadas en las pendientes de las lomas, se caracterizan por el clima suave, donde no aparecen temperaturas muy bajas ni muy altas. A menudo, en las múltiples valles, hay microclimas específicos. Predominan suelos oscuros de buena calidad, hay pocos suelos de montaña y del bosque.

En presente la región se especializa en cultivar las especies blancas de vid, como Italian Riesling, Chardonnay, Tramini, Rizlingszilváni, Szürkebarát i Cserszegi spicy, y de las especies rojas la única que se cultiva es Zweigelt. Además en cada una de las tres zonas independientes se puede cultivar otros géneros característicos, o sea, en la región Kál son Furmint y Muscat lunel, en Balatonederics-Lesencse es Fehérbarát, y en Cserszeg – es la especie llamada Nektár. Los alcoholes locales se caracterizan con un sabor ligeramente ácido y un aroma muy delicado y rico. En algunos viñedos se produce vinos fuertes y del sabor muy harmónico, que podrían competir con otros alcoholes destilados en los terrenos cercanos al lago Balaton. Balatonu.

Después de la devastación efectuada por la filoxera en los viñedos del país, creció el valor de todos los territorios inmunes. Los vinos de esta región son muy ricos en aromas y buqué, de alta calidad, elaborados a partir de una amplia gama de variedades, compaginan perfectamente con los gustos modernos.

Variedades de vid: Cabernet Sauvignon, Kékfrankos, Muscat Ottonel.

Región vinícola de Mór

 Superficie: 914 ha

Mór es una región vinícola bastante pequeña. Se caracteriza por veranos secos y calurosos, otoños largos y calientes , inviernos cortos y fríos (pero sin heladuras) y primaveras tempranas con temperaturas medias. Las precipitaciones anuales son de 600-650mm y su regularidad favorece a los cultivos de vid. Además, en algunas de las pendientes, aparecen microclimas específicos que influyen a la cantidad y calidad de las cosechas

Los suelos locales, en su mayoría, se componen de los loesses, en ocasiones mezclados con dolomitas y algunas rocas calcáreas. Los más importantes son suelos pardos con gran cantidad de calcio y tierras negras. Todos estos suelos se caracterizan por basicidad fuerte, lo que favorece a las viniculturas.

En la región Mór se cultivan varias especies de vid, entre cuales las típicas húngaras son: Leányka y Királyleányka, y los otros más populares son – Ezerjó, Chardonnay, Sauvignon, Szürkebarát, Rhenish Riesling, Muscat Ottonel, Tramini y Rizlingszilváni.

En las umbrías de las montañas del suroeste del macizo de Vértes constituyen la variedad predominante en la uva Ezerjó. Los vinos de esta región son fogosos, contenidos en ácidos, corpulentos y ricos en aromas y buqué.

Variedades de vid: Ezerjó, Tramini, Leányka aszrizling, Chardonnay, Cifandli.

Región vinícola de Sopron

 Superficie: 1374 ha

La zona de cultivos se extiende entre las montañas de Sopron y se limita por las declives situados a lo largo del lago Ferto y los montes de Vas y Koszeghegyalja que rodean a la llanura de Ikva. Los vinos de esta región se hicieron famosos ya en la Edad media, en el siglo XII. Hasta el siglo XIX en este lugar se cultivan solamente especies blancas de vid, pero en presente se introducen varias especien rojas.

Aunque esta zona se considera el pie de los Alpes, su clima es bastante suave y las temperaturas nunca parecen extremos. El verano es un poco más templado que en otras regiones de Hungría, pero el invierno es más calido y las precipitaciones anuales son más altos que la media del país. En primavera a menudo aparecen fuertes vientos fríos. Por causa de la proximidad del lago y de un sistema montañoso muy alto, en muchos lugares encontramos microclimas específicos, que favorecen a los cultivos. Los suelos son muy diversificados.

Describiendo las especies de vid locales, hay que mencionar la especie Bluefrankish, introducido a los cultivos después de acabar la epidemia de filoxera. En presente sigue muy importante. Los vinos producidos de esta especie se caracterizan por un fuerte color de rojo Burdeos, un alto contenido de tanninum y un sabor fuerte y suavemente agrio. Hay que mencionar los géneros Green Veltelini y Rose Veltelini

Es una de las regiones de vinos más antiguas de Hungría. En las pendientes prealpinas de viñedos protegidas desde el Noroeste, los vinos tintos han llegado a predominar y a hacerse famosos. Son característicos de la zona los vinos tintos de acusado carácter, con cierta aguja y los vinos blancos, refrescantes, bien dotados de acidez..

Variedades de vid: Cabernet Franc,Zweigelt, Zöldveltelini, Sauvignon Blanc.

Región vinícola de Mátraalja

Superficie: 7277 ha
Centros importantes de la producción del vino: Abasár, Domoszló, Gyöngyös, Gyöngyöspata i Nagyréde.

Historia de producción de vino en esta región empieza muchos siglos antes de la llegada y establecimiento de los tribus de Magiares. Fueron ya los Celtas quien manufacturaba este alcohol, aprovechando el clima seco y suavemente caliente, que favorecía a las cosechas. Debido a la formación del terreno (una zona montañosa) hay una gran riqueza de suelos que también suelen favorecen a los vinicultores.

Las especies de vid más importantes que se cultivan en esa región son: Italian Riesling, Rizlingszilvani, Muscat ottonel, Leányka, Tramini, Chardonnay, Hárselvelu y Sauvignon (vinos blancos), y de las rojas son – Zweigelt, Kékfrankos y Cabernet. Hay que mencionar también las especies menos conocidas como Irsai Olivér, Cserszegi spicy y Zenit.

Los vinos de esta región se caracterizan por el sabor muy fresco y un aroma excelente, así como el contenido alto del alcohol. Necesitan madurar por lo menos unos años para adquirir sus valores excepcionales.

En las vertientes meridionales del macizo montañosos de Mátra, en los viñedos protegidos por el norte, ya en la Edad Media tenía lugar una significativa producción de vinos. Esta región vinícola se caracteriza por el excelente cuidado que le dedican a los viñedos, y su aspecto tan ordenado y limpio. Fundamentalmente predominan los vinos blancos: armónicos, corpulentos, con aroma a especias.

Variedades de vid: Olaszrizling, Hárslevelü, Chardonnay, Muscat Ottonel

Región vinícola de Pannonhalma Sokoróalja

Superficie: 629 ha

Esta región se limita a las pendientes norte, noreste y sureste de la montaña Pannonhalma, en cuya cima se encuentra la famosa abadía húngara establecida en la Edad Media. La primera información sobre la producción del vino este lugar aparece en el documento del establecimiento del monasterio, firmado por el primer rey magyar – Esteban I. Posteriormente, en el proceso del desarrollo de la vinicultura local participaban tanto los monjes como los colonizadores franceses.

Los inviernos en esta región suelen ser muy suaves, por eso los daños causados por heladuras suceden muy raramente. En las pendientes particulares hay microclimas específicos, fríos o bastante secos y cálidos, lo que influye a la cantidad y calidad de las cosechas. La mayoría de los suelos son suelos pardos con una parte de arcilla, lo que favorece a los cultivos de vid. El único desconveniente es el proceso de erosión que aparece en las declives.

A partir de la fundación de Hungría se cultivaba la vid en la montaña de San Martín y se elaboraban vinos. Sus excelentes vinos blancos son ricos en aromas y buqué, corpulentos. Se diferencian por su definido carácter de variedad y de lugar de origen.

Variedades de vid: Tramini, Rajnai Rizling, Olaszrizling

Región vinícola de Tokaj Hegyalja

Superficie: 5246 ha
Centros importantes de la producción del vino: Mád, Tarcal, Tállya. Rátka, Bodrogolaszi, Bodrogkeresztúr, Tolcsva, Sárospatak i Tokaj.

Es la zona vinícola húngara más conocida en el mundo. Aunque la vid se cultiva por aquí desde hace miles de siglos, Tokaj se volvió famoso a partir del siglo XVII, cuando por primera vez las cosechas de vid se retrasaron y por primera vez se elaboró el procedimiento de producción de vino diferente del tradicional. Según dice la leyenda, la primera botella de Tokaj Aszú fue abierta en 1631 por Máté Laczkó Sepsi, el supervisor de las viñedas de Zsuzsanna Lorántffy. El último ano las cosechas de uvas retrasaron, por eso de los arbustos se recogieron racimos secados por el sol y causó ciertos cambios en el proceso de la producción del vino. En realidad, si esta historia es verdadera, todo había sucedido dos décadas antes. Pero parece posible, que ya muchos anos antes la gente conocía los secretos de Aszú, porque su nombre aparece en el diccionario húngaro-latín editado por Fabricius Balázs en 1590.

Al principio, para producir el Tokaj Aszú, se esperaba con las cosechas hasta el día 10 de octubre, que es el día de San Gal. Pero, con el paso de tiempo, se decidió retrasar la colección de uvas todavía más, hasta 28 de octubre, y hoy en día se las recoge el día de San Simón. Independientemente de las fechas, ya en el siglo XVII el vino se consideraba un producto exportador muy importante. En esta época surgieron las primeras regulaciones y reglas oficiales de la selección de los granos utilizados después en el proceso de la producción de Aszú, asi como la primera clasificación oficial de los viñedos (dependiendo de la calidad del vino se denominaban con numero de puntos variable, de 1 a 3).

Con el más interés el Tokaj Aszú disfrutaba entre los siglos VIII y XIX. Fue por entonces cuando Tokaj adquirió el nombre del “vino de los reyes, el rey de los vinos” (Luis XIV). En varias ocasiones se subrayaba sus propiedades curativas y algunos de los científicos contemporáneos ni siquiera lo consideraban una sustancia que milagrosamente sanaba cada organismo enfermo. Por eso crecía el descontento de otros productores de vino de otras regiones, que finalmente decidieron producir su propio Aszú. Pero Tokaj resultó incomparable.

El sabor excelente de los vinos locales procede de las condiciones climáticas continentales, y sobre todo, del otoño caliente y seco, que posibilita a los granos madurar en los arbustos sin peligro de helar. Las montes del sur y del este del sistema montañoso Zemplén protegen los viñedos contra los vientos fríos que soplan desde el norte y de vez en cuando influyen al aumento de la humedad del aire. La región se puede dividir en cinco zonas separadas, que difieren con sus microclimas: el monte Kopasz, la cuenca Madi, la cuenca Erdobényei, la cuenca Tolcsvai y la meseta de Tokaj. La capital de la región es Tokaj, una ciudad pequeña situada a la orilla del rio Bodrog, junto a su desembocadura a Tisza. En la Edad Media la localización del pueblo favorecía al transporte rápido de las mercancías.

Los vinos más importantes de esta región son Furmint i Hárselvelu. Además se aconseja catar a Muscat y la especie llamada Zeta (antes Oremus) – el cultivo de otras especies está prohibido. El rasgo característico de todas las especies mencionadas es su gran sensibilidad al frío – la piel de los granos es mucho más fina que de otros tipos de vid. Otra característica es el sabor especial de los vinos, que necesitan mucho tiempo para madurar, pero a la vez conservan su aroma por un período muy largo. Se supone que un vino típico de Tokaj conserva su sabor y olor por lo menos 25 años, y algunos tipos de alcohol pueden ser catados después de 80-90 años de ser producidos.

Los tres tipos de vino Tokaj más importantes:

– vinos de mesa – para su producción se dedica 50-60% de las cosechas anuales. Todos de estos vinos (Furmint, Hárselvelu, Muscat) se producen a base de las tecnologías tradicionales.

– Tokaj Szamorodni – este nombre se deriva de la lengua polaca. Hace muchos siglos un comerciante polaco decidió poner este termino en la etiqueta para subir el número de las botellas vendidas (samorodny significa “innato”). El vino se produce de una mezcla de granos tradicionales y granos predestinados originalmente a la producción de Aszú pero rechazados en próximas fases de su fabricación. Aparece tanto seco como dulce. A menudo se sirve como un aperitivo.

– Tokaj Aszú. Su producción es muy complicada y hay que dedicarla mucho tiempo. Todos los granos se recogen a mano y se seleccionan uno por uno manualmente para separar sólo los de mejor calidad. Las uvas seleccionadas se muele y mete en las proporciones determinadas (depende del tipo de vino que queremos obtener) a las barrigas de Gönc de 136 litros, rellenadas con el vino blanco de mejor calidad. En los próximos 36-48 horas de los granos se extrae un zumo, que da el aroma y el sabor al vino. Después de pasar dos días el vino se verte a las barrigas producidas de la madera de robles, donde madura por dos anos, más el número de anos indicado por el “puttony”. El más alto número de puttony – el más dulce el vino.

Gracias a los vinos aszú, ya desde mediados del siglo XVI, es una región de vinos sobresaliente y de fama mundial. Los vinos aszú y szamorodni de Tokaj se convirtieron en curiosidades vinícolas preferidas en las mesas reales, papales y señoriales. Los vinos Furmint y Hárselvelü son fogosos, corpulentos, ricos en aromas y buqué. Los vinos exclusivos (aszú y szamorodni) son de fama mundial, con un rico buqué y un carácter añejo inimitables.

Variedades de vid: Hárslevelü, Muscat Lunel, Oremus, Furmint

Región vinícola de Eger

Superficie: 3206 ha
Los primeros viñedos en la zona ocupada hoy por Eger aparecieron pronto de haber sido conquistadas estas tierras por los tribus de Magiares. Hasta el siglo XV se cultivaban sólo las especies de vid blancas. Entre los siglos XV y XVI tuvo lugar una verdadera revolución y los vinicultores comenzaron a cultivar sólo especies rojas. Junto con la llegada de los colonos serbios a los cultivos se introdujo Kadarka y los monjes incorporaron las especies características para la región de Bordeaux en Francia. En esta época surgió también la leyenda sobre el nombre del vino más famoso de la región – Sangre de Toro.

La región está dividida en dos partes separadas: una es la ciudad Eger y sus cercanías, otra en la provincia Debro. El clima de esta área vinícola es mucho más frío que el de otras zonas vinícolas de Hungría, y a la vez se caracteriza por menor humedad. En la región aparecen varios tipos de suelos favorables para los vinicultores. En presente en Eger se cultivan tanto las especies de vid roja como blanca, de los cuales se produce los vinos como Leányka, Hárselvelu, Italian Riesling, Tramini y Chardonnay. Las especies rojas sirven prácticamente sólo para producir Sangre de Toro.

El vino más conocido de esta zona es Egri Bikavér, o sea: Sangre de Toro. Este alcohol se obtiene por mezclar varias especies de racimos, con base formada por Kadarka y Kékfrankos. En 1997 se promulgó el código unificado de reglas que obligan a los productores de Sangre de Toro con el fin de que el vino sea de la mejor calidad. Según el código, para la producción de Egri Bikavér se utilizan mezclas de por los menos tres tipos de vid.

No se conoce de dónde se deriva el nombre de este vino, pero por supuesto podemos creer en la leyenda. El cuento comienza en la ciudad asediada por los Turcos. Los soldados húngaros trataban de defender su pueblo, pero cada hora de lucha se volvían más débiles y con cada muerto les caracterizaba menos entusiasmo. Los Turcos subían por las murallas de la fortaleza cada vez más alto y alto, el aire olía de sangre y vibraba de los alaridos rabiosos, que poco a poco se convertían en el grito de la victoria “Alá, Alá”. Viendo que la situación estaba muy peligrosa, el jefe militar húngaro István Dobó, decidió abrir los sótanos del castillo, para confortar sus tropas con el vino. El alcohol repartían las mujeres, que corrían entre los defensores con latas de estano rellenadas con el alcohol. Muy pronto después de probar el vino, ellas también se armaron y decidieron luchar al lado de sus esposos. Y los hombres, empinando el codo, se ensuciaron los bigotes y barbas con el vino tinto. Cuando los Turcos, que eran muy ingenuos y supersticiosos, vieron una sustancia roja que goteaba de las barbillas de sus enemigos, comenzaron a buscar la explicación de este fenómeno. La brevedad y valentía de los soldados húngaros aumentaba cada minuto, por que el alcohol calmó el medio de la muerte. Los Turcos pronto notaron, que los Magiares tomaban algo de las latas y era esta bebida que les daba una fuerza y potencia extraordinarias. Al final los musulmanes se dieron cuenta, de que evidentemente los Húngaros bebían la sangre de toro que les daba tanta solidez, resistencia, energía y rabia, porque eran éstos los rasgos que normalmente caracterizaban este animal. Se asustaron tanto, que rechazaron continuar la lucha y huyeron, y el vino servido por las mujeres adquirió una nueva denominación.

Otra leyenda, mucho más corta, explica, que los Turcos, siendo musulmanes, estaban prohibidos tomar alcohol. Pero cuando uno de ellos se atrevió a romper el tabú y probó el vino de Eger, desde entonces todos sus compatriotas empinaban el codo enganando a Alá, que era el sangre de toro lo que bebían y no el alcohol. Otros productos conocidos de esta región son: Egri Olaszrizling, Egri Leányka, Egri Tramini y Ottonel Muskotály.

Región de vinos que dispone de un rico pasado medieval, las caracteristicas de este vino son el bello color y su suave contenido en taninos. Luego de añejarlos durante años en barricas de madera, se convierten en vinos de aterciopelada ajuga, complejos, corpulentos, de rico buqué. Los blancos son armónicos y de deliciosos aroma y… sí, adivinaronrico en buqué..

Variedades de vid: Olaszrizling, Kékfrankos, Leányka, Kékoportó, Cabernet Sauvignon

Región vinícola de Tolna

Superficie: 2636 ha

La región Tolna está dividida en tres zonas vinícolas separadas: Tolna, Tamási y Völgység. Por causa de la localización de estos territorios, y diferencias grandes e importantes en la formación del terreno en cada de estas zonas, sus climas difieren mucho entre si. En muchas áreas encontramos microclimas específicos. Predominan los suelos pardos que cubren una capa de loess fina.

Esas condiciones climáticas variadas tiene buena influencia a los cultivos de vid y producción de vino. La mayoría de las viñedas forman cultivos de vid blanca (60% de cultivos), de los cuales la especie más importante es Chardonnay, Italian Riesling, Rizlingszilvani, Green Veltelini, Királyleányka y Rhenish Riesling. De las especies rojas más importancia tienen las Bluefrankish, Merlot y Zweigelt. Por supuesto en la región de Tolna se produce también Cabernet franc, Cabernet sauvignon y Sauvignon Blanc.

En la región de vinos de Tolna se producen vinos de excelente calidad. Fundamentalmente con procedimientos reductivo-ligero, frescos, afrutados.

Variedades de vid: Olaszrizling, Tramini, Zödveltelini, Chardonnay Sauvignon Blanc

Región vinícola de Bükkalja

Superficie: 893 ha

En esa región también existe una larga tradición de la producción del vino. Ya en la Edad Media los alcoholes producidos en Miskolc se vendía a los mineros, que trabajaban en la zona norte del país. En los siglos XIX y XX el vino de esa región se exportaba a la provincia Tibolddaróc, que pronto fue proclamada la capital de los productores del vino espumosos y champán húngaro.

El clima de esa región es típico para la región norte de Hungría, pero parece ser un poco más seco. Dominan los fértiles suelos marrones y de bosques, así como los suelos de montañas de peor calidad.

Las especies más populares son Italian Riesling, Leanyka, Rizlingszilváni, Green veltelini y Chardonnay. Los vinos que se producen en esa región se caracterizan por un sabro agrio y un olor bastante fresco. Contemporáneamente crece la importancia de las especies Bluefrankish, Blauburger, Kékportó, Merlot y diferentes tipos de Cabernet. Se espera, que en el futuro próximo la base de la producción formen los vinos tintos.

Las suaves pendientes meridionales del macizo montañoso de Bükk y la gigantesca red de bodegas excavadas en la ariolita volcánica, ya en la Edad Media, albergaban una buena vinicultura. Los vinos blancos de excelente calidad de la región son de mucho carácter, de agradable contenido en ácidos y de ricos aromas y buqué.

Variedades de vid: Olaszrizling, Kékfrankos, Leányka, Cserszegi Füszeres.

A %d blogueros les gusta esto: