La Cata

Introducción

En el mundo de la cata, debemos saber cómo se cata, pero también, podemos ver como un producto cambia de sabor o de olor, dependiendo de la temperatura o de la hora en el cual lo catamos.

Veremos algunos ácidos, sabores, vitaminas o incluso anhídrido   carbónico. No  todos serán positivos, algunos de ellos, pueden convertirse en compuestos negativos con el paso del tiempo.

Algunos de estos compuestos se encuentran en el tipo de suelo, otros en el clima  y la mayoría en las uvas. Otros se generan en la fermentación alcohólica de los vinos, en la crianza con las barricas y otros se transformaran de elementos positivos a negativos por la oxidación y reducción.

Sabremos los parámetros de los aromas, los primarios, los secundarios,  el terciario. Cada uno viene de un parámetro distinto.

Algunos de los componentes se encuentran en los distintos tipos de elaboración, uno de ellos tiene una elaboración distinta.

Estos compuestos,  debemos  conocerlos  o por lo menos a la hora de catarlos, identificarlos para, saber si hablamos de defectos o virtudes.

La cata es solamente  una técnica,  no es un arte y  ninguna  persona  nace con unas características especiales  para este mundo. El  catador se hace conociendo la   metodología,   practicando mucho, con diferentes productos  y si es el vino, como es el caso, no solamente debemos catar los vinos que nos gustan, puesto que son iguales organolépticamente, debiendo de catar distintos vinos.

La cata tiene varias definiciones:

■ Según la AFNOR: operación consistente en analizar y apreciar las características de un producto.

■ Según  la  UNE: análisis  realizados  por expertos catadores.

■ Según Reynaud: probar un producto cuya calidad queremos   apreciar, tras someterlo  a  nuestros sentidos, buscando sus defectos y virtudes. La cata es analizar, describir, definir, juzgar clasificar.

■ Según la  Real  Academia   Española:   acción de probar, gustar alguna cosa para examinar su sabor.

Pasos a seguir

En general, todas las personas tienen capacidad para catar. Nadie nace sabiendo hacerlo, aunque es necesario entrenar, afinar los sentidos y aprender una sencilla técnica. El catador debe estar relajado, tranquilo y concentrado. El mejor horario para catar es por la mañana (una o dos horas antes de la comida) o por la tarde una …

Ver página »

Evaluacion de un Vino

Evaluar y analizar son dos conceptos distintos. Analizar es descomponer un producto y evaluar es calcular el valor de la calidad de ese producto, esto es lo básico de cata. Podemos evaluar o analizar, dependiendo de lo que se nos pida. Cuando nos comemos una fruta, sabemos que nos gusta, pero ¿cuánto nos gusta? Cuando …

Ver página »

Entrenamiento

El objetivo del entrenamiento es mantener, consolidar y aumentar la capacidad y el umbral de percepción del catador. Debemos conseguir, detectar y conocer cada una de las sensaciones que somos capaces de percibir. Los sentidos los tenemos apagados hasta que los hacemos trabajar. Al principio, detectaremos poco, pero según pase el tiempo nos daremos cuenta que …

Ver página »

los sentidos de la cata

Los cuatro sentidos de la cata El ser humano dispone de un máximo de cinco sentidos. Las percepciones de cualquier realidad se llevan a cabo en nuestro cerebro a través de estos sentidos. Los órganos encargados de recibir estos estímulos, serán por tanto las principales herramientas de trabajo del catador y en función de ellos …

Ver página »

Vocabulario de la cata

A continuación pasamos a tener un pequeño diccionario con las palabras más usada en la cata Por supuesto no son obligatorias pero si necesarias para que todos podamos entender mejor las definiciones de cada catador A: Abocado: Vino con tendencia hacia lo dulce. Acabado: Vino bien terminado, equilibrado, con un gusto final concreto y distinguido. …

Ver página »

A %d blogueros les gusta esto: