«

»

Sep 05 2017

Sangría: El coctel más famoso de España

 

El Diccionario de la Real Academia en su edición del 2001 define así la sangría:

“Bebida refrescante que se compone de agua o gaseosa y vino, con azúcar, limón y otros aditamentos.
Sin Embargo el origen de la sangría es tan confuso como su elaboración, siempre adaptada al paladar de quien la prepara, si bien nadie discute que sus ingredientes básicos son el vino y las pulpas o cáscaras de diversos frutos, sobre todo cítricos, y que se trata de la bebida española por excelencia. Sí que es cierto que la teoría más aceptada sitúa la sangría como una bebida de origen en la Península Ibérica en la  primera década del siglo XIX,

Pero nos podríamos remontar a más de 2,000 años, cuando el Imperio Romano llegó a la Península Ibérica. Los romanos encontraron que las tierras en España y Portugal presentaban condiciones idóneas para el cultivo de uvas, así que procedieron a producir vino. Pero Debido a que el área carecía de accesibilidad para agua potable, y los vinos de la época eran fuertes,  los romanos mezclaban el agua con el vino (para que el alcohol matara bacterias del agua) y eventualmente comenzaron a añadirle frutas y especias para darle sabor. De aquí podría ser el origen de la bebida que hoy se conoce como sangría.

Sin embargo, en 1788 el padre Esteban Torres afirmaba en su Diccionario del castellano que la sangría era una “bebida inventada por los ingleses que se toma mucho en las colonias inglesas y francesas de América”.


Y es que otra teoría sitúa el origen de la sangría en las Antillas cuando esta era una colonia británica, y que el término sangría proviene de la voz inglesa sangaree, de la que a su vez proviene la palabra española sangre. para denominar este refresco por su color También se conoce el consumo de sangría desde la primera década del siglo XIX en Ecuador.
Así, la sangría, que era llamada “limonada del vino” en algunas colonias españolas de América, recuperó su origen idiomático al extenderse su consumo en nuestro país a partir de 1850.

En enero del 2014 el Parlamento Europeo aprobo que el término “sangría” quede reservado exclusivamente para el vino aromatizado elaborado en España y Portugal. Es decir, que cualquier país puede seguir elaborando la receta de la sangría, pero solo si ha sido producido en España o Portugal podrá denominarse a esta bebida con el término sangría.

Sin embargo esto ha levantado mucha polémica, por un lado por la negativa de productores que elaboran sangría fuera de España y Portugal a tener que abandonar el término, y por otro muy interesante, ya que el origen de la sangría no está tan claro como parece.
Lo que queda claro es que el origen de la sangría es cuanto menos confuso, y llama la atención que el Parlamento Europeo decidiera establecer una denominación de origen para este producto que prohíbe a cualquier país que no sea España o Portugal a usar el término. Desde luego deben tener muy claro que la primera historia es la auténtica.

Como se hace la Sangria
Existen actualmente miles de versiones sobre la receta de la sangría prácticamente podríamos decir que cada Persona tiene la suya y asegura que es la auténtica. Algunos le agregan ron o brandy, otros utilizan especias (especialmente canela, vainilla o clavo de olor), está quien la estira con gaseosa, sprite o 7Up aquellos que, como la mayoría de los jóvenes, le agregan refrescos  de naranja para que sea efervescente, incluso hay quien le añade algún vino espumoso para que parezca más refrescante.

¿Qué vino a utilizar?

Hay una gran libertad de elección. Tradicionalmente la base es el típico vino tinto joven, afrutado y con cuerpo, pero muchos, prefieren los vinos blancos o rosados. También es posible prepararla con cava, sidra o champán para una versión especial conocida como “sangría de las fiestas”. La legislación comunitaria, sin embargo, entiende que la sangría hecha con vino blanco se denomina clarea.

Azúcar. Es conveniente añadir el azúcar en forma de almíbar para que se mezcle uniformemente. Ya que no debe resultar una bebida dulzona.

También la fruta no es siempre la misma:
Limón y naranja. Del limón y la Naranja se echa solamente su zumo en la cantidad deseada, a diferencia de las otras frutas que se echan troceadas pero no se exprime su zumo.
Otras frutas. Lo mejor es usar frutas de temporada, que siempre son más aromáticas. Deben ser frutas carnosas como el melocotón, albaricoque, pera, manzana. Incluso hay quien le pone, piña, kiwi, fresas o frutas del bosque; Las Frutas deben estar troceadas para que la maceración resulte efectiva. El secreto es el reposo.  Se debe preparar por lo menos un día antes, para permitir a las frutas marinarse en el vino durante la noche y hacer que éste tome sus sabores. Es ideal para el “happy hour” y las noches de verano, la sangría encarna a la perfección el ambiente de fiesta típico de la cultura ibérica.

Lamentablemente son muchos los restaurantes que la hacen al momento con los restos que sobran en las botellas o con los vinos que no están aptos para su consumo por copa o los que  compraron en liquidacion muy baratos, le añaden sprite, azúcar y coctel de frutas de lata. pero esto realmente no deberían llamarlo sangría.

Esta es una de tantas  posibles recetas para preparar la sangría:

Sangria
1 botella de vino tinto joven afrutado y con cuerpo
2 limones
2 naranjas
1 manzana
2 melocotones
2 cdas. de azúcar
1 copita de Brandy
1 lt. de refresco o agua con gas
1 ramita de canela

Verter el vino en una jarra grande y agregar el jugo de 1 naranja y de 1 limón, la canela en rama entera, el azúcar en forma de almíbar si es posible y el Brandy

Lavar y pelar las manzanas y los melocotones, cortarlos en cubitos; cortar en rodajas finas la naranja y limón restantes y colocar también en la jarra.

Mezclar todo y dejar reposar durante la noche. Justo antes de servir, agregar la soda o agua con gas.

A %d blogueros les gusta esto: