«

»

Jun 02 2017

¿Las copas de vino de lujo hacen la diferencia?

¿Qué tan importante es la copa para el disfrute del vino? ¿Debería invertir en Riedel, Zenology, Schott Zwiesel u  otras copas de gama alta para estar seguro de que está sacando el máximo provecho de su Cabernet?  Como era de esperar, Georg Riedel cree absolutamente que las copas de vino de lujo hacen la diferencia.  Es el jefe de la dinastía austríaca de 11 generaciones que produce 55 millones de copas de vino al año. Ha construido un imperio mundial que vende copas de vino específicas diseñadas para mejorar su experiencia con diferentes vinos.

Estilos de copas para cada vino

Habla apasionadamente de la arquitectura de una copa de vino: la longitud del tallo, la forma del cáliz, la forma en que los copas más pequeñas aumentan la intensidad de los vinos, mientras que las copas más grandes liberan más complejidad aromática.

No todo el mundo está de acuerdo. “Yo soy un no creyente”, dice Bob Foster, Director de la Mid-American Wine Competition, y Editor Asistente del Boletín de Vino de California  Grapevine. “Originalmente la idea era que las formas específicas de las copas de vino entregaban el vino a esa parte de la lengua que mejor detectaba los sabores particulares de ese vino”, dice Foster.

“Pero esto se basaba en la creencia ahora desacreditada de que ciertas partes de la lengua sólo percibían ciertos sabores”. “Mi creencia es que lo que importa es que las copas sean estrechas en la parte superior para concentrar los aromas y que tengan  una superficie generosa para el vino”.

¿Cómo es una copa de vino, con una forma muy específica  que supuestamente puede mejorar  el sabor del vino? Para  empezar La Degustación del vino comienza con el olor. Una nariz humana tiene cerca de 40 millones de receptores olfativos, y la revista Nature informó que la nariz humana puede “distinguir más de 10.000 aromas”.  Los receptores de las células en la nariz responden a las moléculas que flotan en el aire-perfume, el humo del cigarrillo, el olor de una rosa o  Viognier.  Lo que sentimos es un precursor de lo que probamos, por lo que siempre olemos el vino primero.
Pero de vuelta a las copas de vino; Una vez que el vino entra en tu boca, ¿entonces qué? La teoría detrás de las copas de vino específicas de variedades es que las papilas gustativas en zonas particulares de la lengua pueden distinguir cuatro gustos principales: dulce, salado, ácido y amargo. Este “mapa de la lengua” se remonta a la investigación de un científico alemán en 1901.

La idea original de detrás de un stemware como Riedel es que la forma del vidrio dirige el vino para golpear una de estas cuatro zonas cuando usted sorbe, realzando el vino.

Aunque hay defensores y escépticos de la cristalería, y los científicos han descartado básicamente el mapa de la lengua. Nuestro sentido del gusto y el olfato son mucho más sofisticados de lo que se pensaba. Lo que importa es cómo experimentar el vino.

¿Así que un sin fin  de copas de vino específicas,  nos ayudan o perjudican? Bueno, el vino está en el ojo, en la nariz, en  la boca del catador.  La mayoría de la gente está de acuerdo en que un cáliz más grande permite escapar más aromas y una copa más pequeña,  que se estrecha, tiende a restringir, para consolidar, esos aromas.

“Nadie cree que un copa puede hacer una diferencia en la percepción del vino”, dice Riedel.
“Pero imagínese que está mirando un viñedo desde un lugar específico. Su opinión siempre es la misma. Pero algunos días hay niebla, o hay lluvia, o sol. Estas cosas no cambian la viña, pero si la forma  cómo la percibes. “Y la percepción es la realidad última. Sí, las copas  de vinos tienen diferentes formas y tamaños no cambian el vino sino la forma como lo percibimos.

La mayoría se fabrican a máquina, sin embargo también hay costosas copas de cristal soplados de plomo. Sí, se  puede  beber Merlot en una  taza o Sauvignon Blanc en un vaso, pero la primera regla es elegir siempre el vino que te gusta. Depende de usted donde se lo  bebe,  sea en un vaso de cristal, taza de plástico, cantina, copa, frasco… lo que sea, usted elige.

Juegue con diferentes copas  de varios tipos y formas a ver si mejoran o empeoran su vino,  al final todo depende de su propia experiencia personal que es  lo que más importa,  y no Lo que piensan los profesionales.
No soy un fanático sobre un vidrio específico para cada variedad,  Pero pienso   que Una copa de $ 100  no puede cambiar la calidad de un vino barato y mal hecho. Pero una mala copa puede reducir la apreciación de una muy buena botella de vino. Los bebedores promedio deben preocuparse por el vaso y tener al menos un vaso decente a mano.

A %d blogueros les gusta esto: